Open/Close Menu Santa Cruz Estudio Jurídico. Equipo de abogados en Valencia. Durante más de 30 años hemos compartido una filosofía basada en el trabajo constante y la especialización,

El hecho de que cuando hacemos ejercicio por nuestra cuenta el riesgo de lesionarnos debe asumirse individualmente está plenamente aceptado sin embargo, ¿de quién es esa responsabilidad cuando el ejercicio se practica en un centro deportivo?

Con el buen tiempo llamando a la puerta, los gimnasios comienzan a llenarse de hombres y mujeres con ganas de mejorar su condición física que, en ocasiones, no cuentan con la experiencia adecuada ni el asesoramiento debido.

Lo primero que debemos saber es que algunos gimnasios incluyen en sus contratos cláusulas en las que el usuario exonera al negocio de posibles accidentes o lesiones en sus instalaciones, una cláusula que no siempre es legal y que ante un proceso judicial, podría ser declarada nula.

Los centros deportivos no son diferentes a cualquier otro establecimiento público y están obligadas a contratar un seguro de responsabilidad civil cuya cuantía irá en función del aforo máximo autorizado. No obstante, las lesiones derivadas de la práctica deportiva no siempre estarán cubiertas por dicho seguro y en ocasiones serán los usuarios los que deban asumir las consecuencias.

En el caso de los deportes de contacto como las artes marciales,  el deportista debe asumir que existe un elevado riesgo de lesión.

Sin embargo, otro tipo de actividades dirigidas como el spining o los circuitos funcionales en los que se trabaja con máquinas y aparatos de todo tipo la asunción del riesgo se minora ya que lo gimnasios están obligados, por la diligencia debida, a garantizar que el ejercicio físico se realiza de forma segura para lo que debe cuidar al máximo el mantenimiento de los equipos y asegurar sus perfectas condiciones de uso.

Esto supone que, en caso de una lesión provocada por el mal estado de una máquina, el gimnasio sería responsable. Sin embargo, si la lesión se produce, por ejemplo, por la sobreexposición al entrenamiento, el  usuario será el responsable.

Lesionarse en el gimnasio es más fácil de lo que parece y, dado que no existe un marco regulatorio específico, en caso de dudas antes de iniciar un procedimiento civil contra un centro deportivo lo mejor es dejarse asesorar por profesionales como los expertos del Área de Responsabilidad Civil y Daños de Santa Cruz Estudio Jurídico.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

7 − 5 =

© 2022 Santa Cruz Estudio Jurídico-Todos los derechos reservados
Aspectos Legales | Política de Privacidad | Política de cookies

logo-footer