Open/Close Menu Santa Cruz Estudio Jurídico. Equipo de abogados en Valencia. Durante más de 30 años hemos compartido una filosofía basada en el trabajo constante y la especialización,

Por Eva Penadés.

¿Quién iba a imaginar hace unos años que en 2.017 se iba a producir lo que llamo la humanización de la justicia?

Hasta hace unos años, cualquier deudor de una entidad financiera sabía que, o pagaba hasta el último céntimo de principal, intereses y costas adeudadas al  banco o iba a ser perseguido in eternum hasta saldar sus deudas, aunque en el camino judicial se dejara su casa de por medio.

Poco a poco, tras mucha lucha, sentencia a sentencia, imagen televisiva de por medio, la Justicia ha ido acotando ese poder omnímodo bancario para encontrarnos en la actualidad en una situación totalmente inesperada. La banca ya no gana siempre.

La crisis económica, las penurias humanas,  han conseguido que se humanice la Justicia.

Y eso lo verifiqué antes de que sucediera todo esto cuando, en plena vorágine de ejecuciones hipotecarias, un abogado del sector bancario, que ya llevaba sus años de ejercicio, hablando un día en Juzgado me dijo: “Tengo unas terribles ganas de jubilarme para no ver lo que estoy viendo. Me da asco mi posición, no puedo dormir por las noches”.

El árbol ha caído.

Emanadas del Tribunal de Justicia Europeo (en esto sí ha valido la pena ser Europa), han sido dictadas distintas sentencias que han venido a ayudar a que ese árbol cayera, que por fin los derechos de los consumidores salieran reforzados y que las entidades bancarias ya no tuvieran cogidas entres sus manos, apretando, a muchas familias europeas que lo estaban pasando muy mal.

Y de toda esa lucha se ha conseguido declarar nulas determinadas clausulas contractuales introducidas por las entidades bancarias en sus escrituras, que han llevado, por un lado, a evitar que el consumidor  pierda su domicilio familiar de un modo rápido (por ser imposible pagar unas pocas cuotas del préstamo), evitando el vencimiento anticipado del mismo, y a evitar que las entidades bancarias consigan tipos de interés de demora que desde tiempos inmemoriales se han considerado usura.

También se consiguió, contra el temor de muchos, la declaración de nulidad de la venta de acciones por parte de una afamada entidad bancaria, por error en la información ofrecida por la misma, que ha supuesto que miles de pequeños accionistas recuperen su dinero. Ante esto yo me pregunto, ¿hacía falta que esa entidad perdiera tanto dinero en costas judiciales cuando se vislumbraba claramente que esa venta era nula?  Como siempre la tozudez de la banca solo ha conseguido que las pérdidas de la misma aumentaran en esa estúpida partida.

Ahora, recientemente, se ha declarado la nulidad de las famosas clausulas suelo en los préstamos hipotecarios. La banca siempre ganaba. Su previsión era que los tipos iban a subir y establecieron un tipo mínimo de interés que les asegurara obtener más beneficios. Solo que se hacía a costa del que firmaba la escritura, que, por supuesto, no tenía esa previsión y,  claro está, si no firmaba así el contrato, no había préstamo. No había salida.

Ahora ya la hay. Es nula esa clausula y se nos va a devolver todo lo indebidamente pagado.

La última noticia habida sobre esta humanización de la justicia es la de un Juzgado de Barcelona, que ha indicado que una vez una persona pierda en un proceso de ejecución su vivienda, no se le pueden reclamar más cantidades aunque el valor de su vivienda no fuera suficiente para saldar la deuda. Veremos el recorrido que tiene esta sentencia y la MAGNITUD de la conclusión de ese juzgador, dado que podría significar un vuelco TOTAL a las relaciones banco-cliente del futuro.

A ello hay que añadir también la sentencia del Tribunal Supremo en virtud de la que se puede solicitar la devolución de los gastos de constitución de la hipoteca ( notaria, registro, gestoría, impuestos ..)

¿Os dais cuenta que antes la banca siempre ganaba y todos estos ejemplos indican de que los altos tribunales se han HUMANIZADO?.

En un mundo tan complicado, esto nos da esperanza, porque supone que la Justicia no solo son leyes que aplicar a un litigio, si no que LAS PERSONAS también cuentan. Quien tiene la sartén por el mango no puede utilizarla para abusar de su posición dominante y esas injusticias hay que erradicarlas.

Se ha humanizado la Justicia,  y nos alegramos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

dieciseis − nueve =

© 2022 Santa Cruz Estudio Jurídico-Todos los derechos reservados
Aspectos Legales | Política de Privacidad | Política de cookies

logo-footer