Open/Close Menu Santa Cruz Estudio Jurídico. Equipo de abogados en Valencia. Durante más de 30 años hemos compartido una filosofía basada en el trabajo constante y la especialización,

El cuerpo de una adolescente británica de 14 años será criogenizado a pesar de que su padre no lo aceptaba. Esta menor, hija de padres separados, dejó escrito en una carta que no quería “ser enterrada bajo tierra. Quiero vivir y vivir mucho y creo que en el futuro podrán encontrar una cura para mi cáncer y despertarme. Me gustaría tener esta oportunidad”.  Sin embargo, a su muerte, mientras su madre apoyaba el deseo de su hija, el padre mostró su disconformidad.

La menor, fallecida a causa de un cáncer complejo y poco común, había manifestado en vida su deseo de que le aplicaran esta terapia con el fin de resucitar cuando hubiera una cura para su enfermedad. Fue durante su periodo de convalecencia cuando descubrió la existencia de esta técnica a través de Internet y propuso a sus padres adoptarla cuando falleciese con el objetivo de “ ser curada y despertada, incluso dentro de cientos de años», señalaba en su carta.

A pesar de que el padre no tenía relación con la menor desde hacía seis años se opuso frontalmente a la decisión de la joven, iniciándose un complejo proceso legal que le enfrentó con la madre. «Incluso si el tratamiento tiene éxito y ella es devuelta a la vida en, digamos, 200 años, no encontrará a ningún familiar, ni podrá recordar muchas cosas y, además, su situación puede convertirse en desesperada, ya que será una chica de solo 14 años sola en Estados Unidos», indicaba el padre para justificar su negativa.

Poco antes de que muriera, el magistrado del Tribunal Supremo encargado del caso resolvió que la menor estaba en plenas facultades al tomar la decisión, dándole la razón. Advierte, sin embargo, la sentencia que el fallo no es un alegato a favor de la criogenización sino que resuelve una disputa entre padres sobre qué hacer con el cuerpo de su hija fallecida.

El fallo de este tribunal británico ha provocado la condena en bloque de los científicos británicos que consideran alegando que las posibilidades de que pueda ser revivida son mínimas. Los expertos alertan de que las compañías criogénicas son irresponsables por hacer entender a la sociedad que existe una esperanza realista de que un humano muerto pueda ser descongelado, resucitado y curado de una enfermedad mortal en el futuro. Advierten así de que la decisión podría alentar a las personas vulnerables a perseguir esperanzas que en realidad son poco realistas, cuando no absolutamente infundadas.

Este es el último de los casos surgidos en torno al debate de la criogenización, pero no el único. En el año 2015 unos padres tailandeses criogenizaron el cuerpo de su bebé, fallecida por un extraño caso de cáncer cerebral, con el deseo de despertarla cuando se encontrase la cura.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

1 + dos =

© 2022 Santa Cruz Estudio Jurídico-Todos los derechos reservados
Aspectos Legales | Política de Privacidad | Política de cookies

logo-footer